Victor Klemperer

Victor KlempererVíctor Klemperer (Landsberg an der Warthe, Imperio Alemán, 9 de octubre de 1881–Dresde, RDA, 11 de febrero de 1960) fue un escritor, periodista, filólogo y profesor de universidad alemán.

De origen judío, solo su matrimonio con una mujer clasificada como «aria» le permitió sobrevivir en la Alemania nazi. Sus diarios, junto a otros escritos que describen sus vivencias entre 1933 y 1945 bajo el Tercer Reich, fueron publicados en 1995 y constituyen una importante fuente para los estudios del periodo.

Entre 1933 y 1945 sufrió la persecución nazi, a pesar de su fuerte identificación con la cultura alemana y es durante esa época que se dedica a escribir su diario personal, donde comparten espacio sus anotaciones más íntimas con todo lo que va ocurriendo en el día a día en la Alemania Nazi. Este diario fue una válvula de escape a la vida frustrante que se vio obligado a seguir al ser declarado no-alemán. En su Diario también hay muchísimos detalles sobre cómo es pervertida la lengua alemana en aras de la propaganda Nazi. Estas referencias le sirvieron de base para su libro ‘Lingua Tertii Imperii’ publicado por primera vez el año 1947 en Alemania.

Cuando Adolf Hitler llegó al poder ya era catedrático de filología y director del departamento de Románicas y Literatura en la Universidad Técnica de Dresde y había publicado varios libros sobre la literatura francesa de los siglos XVII y XVIII. Cuando se disponía a escribir un estudio acerca de la Ilustración francesa fue expulsado de la universidad (1935) motivado por la política racial de la Alemania Naziimpidiéndole, desde ese momento, el acceso a todas las bibliotecas públicas e incluso la posesión de todo libro que no fuera un libro «para judíos».

Su matrimonio con una mujer no judía, Eva Schlemmer, le permitió ir esquivando las deportaciones, aunque recibió frecuentes visitas por parte de la Gestapo. En 1940 fue realojado, perdiendo su casa y obligado a vivir en lo que era conocido como un gueto, casas para judíos en condiciones cada vez más deplorables (Judenhaus) y forzado a trabajar como obrero en una fábrica. Fue en este periodo cuando los registros diarios de la Gestapo se convirtieron en brutales y recibió golpes, insultos, robos de alimentos y enseres de su casa.

A pesar de todo lo anterior, las crónicas que escribía en su diario le permitían conservar un cierto grado de dignidad, adaptándose a las duras condiciones y sobreviviendo a los más adversos días.

Biografía completa

Mostrando el único resultado

Mostrando el único resultado