¡Oferta!

Al final del arcoíris

13,52 12,84

Algunos creen que los cambios sociales se producen de modo inmediato, no es así

Comprar

Descripción

CONTRAESPIONAJE Y MECANISMO DEL PODER EN CUBA

La estructura y funcionamiento interno de la tenebrosa “Seguridad del Estado” cubana, especialmente el Contraespionaje.

El comportamiento, formas de pensar, y conflictos y rivalidades de los Oficiales de los Servicios de espionaje y contraespionaje de Cuba.

La articulación de ese aparato en el control y sometimiento de la ciudadanía. Los sutiles mecanismos socio-psicológicos del castrismo para mantener su poder.

La involución destructiva a que ha sido sometido ese país y su población.

La forma magistral en que se ha engañado al mundo con las supuestas bondades de la Revolución cubana.

Estos temas, algunos por primera vez revelados y analizados, son abordados en este libro.

Una nueva introducción para la cuarta edición de este libro. Sin embargo, me ha sido difícil, Cuba aún se mantiene en declive, y nada ha cambiado. Como en las matemáticas, el castro-comunismo marcha hacia el cero absoluto, pero no termina de llegar. Quedó atrás el legado del anterior presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, con resultados favorables o desfavorables para su país, pero no para Cuba. El supuesto experimento del Caballo de Troya brindó algún resultado en su inicio, incitó a los cubanos a una nueva perspectiva esperanzadora.

Pero el gobierno castrista en ningún momento fue consecuente con la mano que le tendió Obama, y no solo eso, a diferencia de la leyenda, no se dejó pasar gato por liebre, y se apuró en cortar cuanto antes esa acción influyente; error, aunque parezca imperceptible, la semilla quedó en la mente de la población.  

Algunos creen que los cambios sociales se producen de modo inmediato, no es así. Su germen se incuba en el seno de la masa de modo subyacente, hasta el momento en que se produce el salto; apenas sin ser esperado.

Una vez me preguntaron cómo era posible que el gobierno castrista pudiera sostenerse y aferrarse al poder con sus limitaciones económicas y la ineficiencia de un sistema obsoleto y fracasado. Mi respuesta fue tácita: porque también ellos, como la población, son cubanos. Su actitud y capacidad de maniobra les permite seguir sosteniendo el velamen del barco ante las sucesivas tormentas; aunque no puede saberse cuando finalmente se hundirá.

Reitero que un castrismo sin Castro no es posible. Él ya está muerto, pero su influjo se mantiene. El hermano, inepto e ignorante, ha logrado a pesar de todo que su cadáver siga pendiendo sobre las cabezas de los cubanos.

Tampoco en esta edición he hecho cambios sustanciales, lo cual prefiero para poder ilustrar nítidamente, el ritmo de auge y caída del castro-comunismo a lo largo del tiempo.

José Ramón Ponce

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Al final del arcoíris”