DUBLINESES

Valorado 4.00 sobre 5 basado en 1 puntuación de cliente
(1 valoración de cliente)

9,85

Es probable que Dublineses contenga algunos de los cuentos más perfectos que se hayan escrito jamás en lengua inglesa.

Descripción

Publicado en 1914, Dublineses es la primera muestra del universo narrativo de James Joyce.

Los quince relatos que integran este magnífico libro representan no sólo un fresco del abatido Dublín de principios del siglo XX, sino también la travesía existencial que supone el paso de la infancia a la vida adulta.

La presente edición ha sido traducida del original por Flavio Crescenzi (Argentina)  jefe de las secciones Filología y Ortografía  y Gramática  en nuestra revista

En 1905, cuando tenía apenas veintitrés años de edad, James Joyce le hizo llegar al editor inglés Grant Richards un manuscrito compuesto por doce cuentos: el manuscrito no era otro que la primera versión de Dublineses. El prolongado aplazamiento de la publicación le dio al joven autor tiempo suficiente para incluir tres historias más, dentro de las cuales se hallaba el célebre relato «Los muertos». Estos tres nuevos cuentos fueron concebidos entre 1906 y 1907; sin embargo, el libro recién apareció impreso en 1914. Cabe señalar que, para algunos críticos, este retraso editorial no fue sino un velado acto de censura.

Joyce confesó alguna vez que su propósito al escribir este libro era narrar una breve historia moral de su país, y si eligió Dublín como escenario, fue porque consideraba que esa ciudad reflejaba mejor que ninguna otra el bloqueo cultural, mental y social que, según él, aquejaba a toda la nación. Para Joyce, indiscutiblemente, Dublín era una ciudad en decadencia.

Si bien en el sentido estricto del término Dublineses no es una novela, este libro cuenta con la suficiente cohesión interna como para que veamos en él algo más que una simple colección de relatos. Su planteo narrativo, en cierto modo, anticipa las propuestas de tres famosas novelas corales: Manhattan Transfer, de John Dos Passos (1925); La colmena, de Camilo José Cela (1951), y La región más transparente, de Carlos Fuentes (1958). 

Insistiendo en los atributos novelísticos de este libro, podría decirse que Dublineses, en cierta forma, es la ineludible precuela del Retrato del artista adolescente y del Ulises, pues en Dublineses se explican de algún modo los motivos por los cuales Stephen Dedalus se exilia en el Retrato, y en Ulises, como se ha dicho, reaparecen muchos de los personajes que recorren las quince historias que conforman Dublineses, además del propio Dedalus. Las diferencias técnicas que existen entre las tres obras mencionadas no deberían ser un impedimento para aceptar esta teoría, ya que, en puridad, muchos de los recursos utilizados en el Retrato aparecen también en Dublineses y muchos de los empleados en el Ulises aparecen asimismo en el Retrato.

Flavio Crescenzi

 

 

1 valoración en DUBLINESES

  1. Valorado en 4 de 5

    Alberto Pallares

    Hace muchos años que leí este conjunto de relatos en una pequeña edición de bolsillo. Habiendo caído en mis manos un ensayo sobre Joyce me entraron las ganas de volver a lee Dublineses pero había perdido el libro. Compré este ejemplar magníficamente traducido y ha sido un verdadero deleite el volver a releer este clásico.

Añadir una valoración

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.