HÉCATE

17,99

Atrévete a iniciar este viaje fantástico y peligroso, a encontrar certezas en esta realidad maleable… donde nada es lo que parece

Descripción

Poe decía que lo que percibimos no es sino un sueño dentro de un sueño.

Esto es este libro. Sueños de mundos paralelos que se tocan, se entrelazan, se aniquilan. Porque…¿qué es lo real y qué lo onírico? ¿Y qué es la locura? ¿Un estado de la mente incapaz de concebir la realidad como la ve la mayoría de los mortales? ¿O la capacidad de ver más allá de lo evidente, de intuir otra dimensión de las cosas?  ¿Acaso existimos? ¿O creemos que existimos… y por eso somos?

Víctor, un tipo al que una infancia marcada por la tragedia y un latente trastorno neurológico han dotado de una especial sensibilidad, se verá obligado a afrontar estos interrogantes cuando una concatenación de extraños sucesos lo arrastren hasta el mismo límite de la locura, un laberinto donde los sueños y lo empírico visten la misma piel. Allí reina Hécate, anciana antes de Sumer, antes de Nínive, antes de Babilonia. Ella vigila los umbrales entre los mundos, entre los sueños y las pesadillas, entre lo real y lo onírico, y es en ese lugar donde Víctor finalmente comprenderá cuál es la realidad oculta tras la realidad.

Hécate

Personajes:

Víctor– cansado de estar cansado, su vida como reportero le insta a continuar senderos de su mente que sólo ha visto y recuerda de sueños. Valeroso y con gran intuición, rozamos la locura mientras seguimos pensando que no estamos locos con sus razonamientos.

Alejandro– de médico reputado, a estado de shock permanente. Y es que a raíz de lo que tus ojos pueden llegar a ver (peor que las pesadillas). Como él, nos quedamos a caballo entre actuar o seguir paralizados por el miedo…que no es tal miedo.

Natividad– todo lo que has estudiado en tu vida, puede servirte de escudo ante lo desconocido, terrorífico e irreal…pero hasta cierto punto. Me encanta su forma de ver el universo, y de explicar las teorias del mismo, hubiera sido mi perfecta profesora de física.

César– existen malos de pelis, bueno pues este se lleva la palma de cualquiera de ellos. Y en sí mismo no radica el mal, que esa es la peor parte, él se guía por algo que cree entender pero que jamás podrá comprender.

Opinión Personal:

La perspectiva de Víctor, nuestro protagonista, nos lleva a cuestionarnos la esencia de la vida a esferas tanto físicas, como irreales que cobran sentido a medida que creemos en lo que vemos. No te preocupes si no sabes de física, o de medicina para explicar los pormenores de tu vida. En ese limbo entre la cordura y la lógica, todo es real, tangible, y sobre cualquier cosa es un medio para llegar a un fin.

Me ha intrigado desde el primer capítulo, engancha con la cruda realidad de víctor, y poco a poco va enlazando con los personajes principales, y uniendo las historias hasta llegar a una vorágine de sensaciones en las que vas tan deprisa como los personajes, vives la acción tan de cerca como ellos, haciéndote las mismas preguntas, y llegando a la misma conclusión.

¿Queréis saber cuál?

Mi Sala de Lectura

Ha pasado mucho tiempo sin saber de la diosa. Demasiado. Soy consciente. Hasta yo mismo, que la imaginé, la tenía relegada al rincón de no pensar, o de no intentarlo al menos. Pero ella seguía allí, latente, vigilando su umbral, que es tanto piedra como memoria antigua. Pero está volviendo. Llegará de nuevo. Muy pronto. Esta vez será en formato ebook, que es lo que demandan los tiempos, y a lo que yo, dado que ya la hice vivir en papel, he accedido. Pero tendrá traje nuevo, y no será el del emperador: la cubierta que os muestro abajo. Ésta es la portada que quise originalmente que tuviera Hécate, y dado que ahora tengo sus derechos -y supongo que, con ellos, también he heredado sus hechizos y sus obsesiones-, me he decidido a utilizarla. Es muy especial para mi, y no porque su diseño sea un guiño a las novelas de suspense que leía de joven, o porque el rayo que orla a la diosa lo capturara yo mismo en una foto. Lo es porque la realicé con la ayuda de mi amiga Nuria ( q. G. h.), y mostrarla es un modo de homenaje a ella más que de recuerdo, porque ése,  como el de la diosa, es perenne.

Espero que os guste.

Mario Peloche

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “HÉCATE”

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te recomendamos…