¡Oferta!

LTI. La lengua del Tercer Reich

22,00 20,90

«[…] nada nos acerca tanto al alma de un pueblo como el lenguaje […]», dice Klemperer en su ensayo LTI. La lengua del Tercer Reich.

Descripción

La obra, publicada en 1947, debe su existencia a las notas que su autor empezó a tomar en su diario en los años treinta, sobre todo a partir de 1933, después de la subida de Hitler al poder.

La lengua del Tercer ReichKlemperer, que en 1935 como consecuencia de las leyes de Nuremberg quedó desposeído de su cátedra universitaria y salvó la vida por su matrimonio ario, escribió su diario clandestinamente durante años. Obligado a trabajar en una fábrica, su oído atento reunió palabras y expresiones habladas de los trabajadores de diversas procedencias e hizo acopio de las que le proporcionaban periódicos y otra literatura escrita a la que podía acceder. Huelga decir que el libro tiene extraordinario interés en tanto que desenmascara la intención propagandística al servicio de la ideología del Tercer Reich. Sin embargo, más allá de esto, despierta al lector a la conciencia del poder de manipulación del lenguaje en cualquier momento de la Historia y afina el oído del lector y hablante hacia su propio entorno lingüístico.

Klemperer repasa en su texto formas muy diversas de transformación de la lengua alemana: no solo testifica el nacimiento de nuevas palabras o expresiones como consecuencia de actuaciones políticas y policiales antes inexistentes, sino que estudia minuciosamente las distintas connotaciones que van adquiriendo determinados conceptos (Europa, por ejemplo) en los años nacionalsocialistas —a  veces hasta subvertir absolutamente el significado anterior—, el uso de eufemismos, de superlativos, la estrategia de la insistente repetición para adoctrinar y hacer pasar mentira por verdad, o la matizada evolución que fueron adquiriendo determinados modos de expresar los cada vez mayores reveses y derrotas en los últimos meses de la guerra para que no parecieran tales o hasta para darles la apariencia de victorias.

El texto tiene un gran valor añadido, y es que ofrece mucha información sobre la vida cotidiana de un perseguido del nacionalsocialismo por su condición de judío y permite al lector intuir el sufrimiento y la angustia que pudo suponer el terror de aquellos años.

Anna Rossell

Reseña completa en nuestra revista