Pound

18,05

Una novela cuya trama discurre en Alemania, Italia y Nueva York

Descripción

Pocas veces una primera novela alcanza un resultado tan maduro y brillante como en Pound (Menoscuarto Ediciones), debut literario del arquitecto y escritor bilbaino Javier Ibarrola (1962), cuyo primer título publicado brinda a los lectores una cautivadora historia con personajes inolvidables y el sabor a los grandes narradores centroeuropeos del siglo XX.

Precisamente, las terribles experiencias del nazismo, la II Guerra Mundial y la posguerra de división política en Europa durante el pasado siglo conforman el trasfondo de la novela y de su principal protagonista, el escritor Joseph Pound, que abandona Alemania para exiliarse en Nueva York tras construirse el Muro de Berlín.

En Pound se recrea la vida de un célebre escritor berlinés —Joseph Pound, que emigró a Estados Unidos tras levantarse el Muro en 1961— mientras convalece de una enfermedad en una residencia junto al lago Como, en Italia. Allí recibe a Pedro Zúñiga, un joven fotógrafo español que desea retratarlo. En varias entrevistas que prepara la atractiva sobrina del novelista, Pound va relatando a Zúñiga lo que jamás contó en su obra literaria, historias personales y, sobre todo, un terrible secreto.

Javier Ibarrola, que trabaja como arquitecto en Bilbao desde hace tres décadas, sorprende con su excelente debut literario, una obra madura y con depurado estilo donde enfrenta la visión del mundo del fotógrafo —una mirada estética, algo frívola, propia del nuevo siglo— con el pragmatismo y la trágica gravedad del escritor, fruto del dramático siglo XX en la Vieja Europa.

El lector hallará en Pound el sutil contrapunto de unos protagonistas memorables y de sus diversas perspectivas vitales, narrado por una voz llamada a perdurar.

«Localizar a los personajes en ciudades en las que no he vivido me sirve para dotarlas de un aura mítica. Aura que tiendo a destruir en el día a día del lugar que habito. Las he escogido por su potencia y significado: Roma es la idea de urbe, el centro de un imperio eterno; Berlín, la gran capital del siglo XX, y Nueva York, la ciudad de la que todos somos ciudadanos. Por otro lado, he pretendido enfrentar en las ciudades las dos formas de ver el mundo que me interesan, la de la Europa ideológica y trascendente, y el pragmatismo americano.»
JAVIER IBARROLA